Norma para el Aseguramiento sobre el Cumplimiento  de Obligaciones Tributarias

(NACOT)

CODIGO TRIBUTARIO

Contribuyentes Obligados a Nombrar Auditor para Dictaminarse Fiscalmente

Artículo 131.- Están obligados a nombrar auditor para dictaminarse fiscalmente, todos aquellos contribuyentes que cumplan con cualquiera de las siguientes condiciones:

a) Haber poseído un activo total al treinta y uno de diciembre del año inmediato anterior al que se dictamine, superior a diez millones de colones ($1,142,857.14);

b) HABER OBTENIDO UN TOTAL DE INGRESOS EN EL AÑO ANTERIOR SUPERIORES A 4,817 SALARIOS MÍNIMOS DEL SECTOR COMERCIO Y SERVICIOS, CALCULADOS EN DÓLARES DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA; (18) ($1,445,100.00)

c) Las personas jurídicas resultantes de la fusión o transformación de sociedades, deberán cumplir con esta obligación por el ejercicio en que ocurran dichos actos y por el siguiente; y,

d) Las sociedades en liquidación tendrán esta obligación por cada uno de los períodos o ejercicios de imposición, según sea el caso, comprendidos desde la fecha de inscripción de la disolución hasta aquel en que finalicen los trámites de la liquidación y previo a su inscripción.

El nombramiento de auditor para los casos de los literales a) y b) deberá efectuarse, en caso de persona natural por el propio contribuyente o su representante, y en caso de persona jurídica por la junta general de accionistas, socios o asociados, en el período anual a dictaminarse a más tardar dentro de los cinco meses siguientes de finalizado el período anterior; para el caso de los literales c) y d) el nombramiento deberá efectuarse en la misma fecha en que se tome el acuerdo de transformación, fusión o disolución del ente jurídico.

EL NOMBRAMIENTO DE AUDITOR DEBERÁ SER INFORMADO POR EL CONTRIBUYENTE, REPRESENTANTE LEGAL O APODERADO, DENTRO DEL PLAZO DE DIEZ DÍAS HÁBILES SIGUIENTES DE HABERSE NOMBRADO, MEDIANTE FORMULARIOS Y BAJO LAS ESPECIFICACIONES QUE DISPONGA LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA, EL CUAL DEBERÁ SER FIRMADO POR EL CONTRIBUYENTE Y EL AUDITOR NOMBRADO. LA RENUNCIA DEL AUDITOR FISCAL DEBERÁ SER INFORMADA POR EL CONTRIBUYENTE DENTRO DE LOS CINCO DÍAS HÁBILES SIGUIENTES DE OCURRIDA. (1)